Hola Hola! Es un placer estar aquí otra vez, yo soy Isotta, con mi mujer Andrea hemos creado Eatsperience Madrid – Creating a culinary experience, marca con la cual organizamos social dinner en nuestra ciudad adoptiva, Madrid. Si es la primera vez que lees nuestro blog y quieres conocernos un poco más, puedes hacerlo en la página de Eatsperience , en nuestro Facebook o Instagram.

La anterior vez hemos visto cuáles son los 5 pasos para volverte anfitriona, o anfitrión, de social dinner. Hoy compartiremos contigo nuestros 5 rincones gastronómicos favoritos del centro de Madrid, donde puedes encontrar deliciosa comida tradicional, y comerte un trozo de la ciudad. Porque tampoco siempre puedes comer en casa, ¿verdad?

Llevamos ya muchos años en Madrid, y unos cuantos en La Latina, uno de los barrios más castizos y tradicionales de la capital, y desde siempre es uno de los que más nos gustan. Antes de empezar, una curiosidad sobre nuestro barrio: es el único que lleva el nombre de una mujer, La Latina. Bueno, más que un nombre en este caso es un apodo, el apodo de Beatriz Galindo que fue maestra de latín de la reina Isabel la Católica, y como Beatriz Galindo era tan fluente en latín, se le apodó La Latina. Ella misma hizo construir un hospital en el barrio, dejando así su herencia arquitectónica que aún hoy puedes contemplar paseando por la calle de Toledo.

Nuestros 5 rincones gastronómicos favoritos

Curioso, ¿verdad? Los secretos de Madrid parece que son infinitos, nunca me canso de escuchar historias de Madrid y sus barrios. ¡Pero ahora mejor ir al grano! Qué redoblen los tambores y anunciemos nuestros rincones del corazón, nuestros 5 rincones gastronómicos  favoritos para ir a comer y beber algo delicioso, local o extranjero, a veces tradicional y otras innovativo. 

  1. Takos al Pastor. Sí, hablamos de tacos, nada que ver con la tradición gastronómica española.. Pero sin duda alguna deliciosos. Verdaderos tacos mexicanos, no tex-mex, los mejores de Madrid. Hay dos sitios pequeños, uno por Callao y el otro por plaza Mayor, y suele haber cola fuera de la puerta ya antes de la hora de apertura, pero no te asustes: suele ir muy rápido y aunque haya que esperar media hora, merece la pena. Cada taco cuesta 1€, el sabor te enamorará. El sitio es espartano pero bonito, y el servicio rápido y amable. Cocinan unos cuantos platos, nuestra fórmula favorita es, entre las dos: 2 tacos al pastor, 2 cochinita pibil, 2 tingas de pollo y una quesadilla de queso para compartir. Refresco a elegir. Sales de allí con alma y panza felices, y gastando casi nada. Escribir esto me hace dar cuenta que ya llevamos casi dos meses sin volver, y sería hora.. ¡bueno te dejo un momento para escribir a Andre que quiero que vayamos esta semana!
  2. Gelato Lab. Dentro del tradicionalísimo y hermoso Mercado de la Cebada, en pleno barrio La Latina, en un pequeño puesto en la planta baja, encontrarás los helados artesanales italianos mejores de la ciudad. O por lo menos de todos los que he probado en los siete años que llevo aquí. El dueño y heladero, Christian, es un chico italiano de la región de Bolonia muy majo, y muy profesional. Su pasión es tan sincera, y su voluntad de ofrecer siempre un producto de calidad absoluta que decidió producir sólo 10 sabores a la vez. Entendemos muy bien su punto: trabajando pequeñas cantidades puedes asegurar que el proceso de elaboración de los ingredientes sea el más cuidadoso y conseguir los mejores resultados en cuanto a sabor y calidad. Además, le encanta como a nosotras jugar con los sabores y crear combinaciones inesperadas, y que no olvidarás. Pasar por Gelato Lab no es sólo comerse un helado, sino vivir una experiencia en tu paladar. Estamos tan alineadas con él que ya hemos organizado ice-cream social dinners juntos, con menús de maridaje entre platos cocinados y sus helados recién hechos. El resultado fue espectacular. Y para los amantes del verdadero café espresso italiano, allí lo encontrarás.
  3. Quesos Ricos la Paloma. Seguimos en el barrio La Latina, un poquito más abajo en calle Toledo 109 se encuentra una galería comercial, pequeña y casi escondida. Si pasas por allí te sugiero que entres, después de las carnes de Manolo y los pescados de Pedro, estará Marisa, una señora española que convirtió en trabajo su pasión más grande: los quesos españoles de producciones familiares. Marisa viaja por la península y las islas españolas para descubrir, probar y elegir nuevos quesos, vinos y otros productos gastronómicos artesanales, y luego los trae a la capital. Ella te podrá asesorar según tus gustos, además de darte la posibilidad de degustar una copa de vino y una tabla de sus quesos a un precio excepcional.
  4. NAP Neapolitan Authentic Pizza me define plenamente en el cliché del italiano que no puede vivir sin pizza. ¡Y es verdad en mi caso! Yo no soy napolitana, ni siquiera del sur de Italia, así que por favor no quiero fomentar ofensas ni malcontentos entre mis compatriotas. Aquí escribo según mi gusto personal y experiencias hasta ahora. Nos encanta la pizza y el ambiente, siempre que podamos hacemos una escapada. Seguimos probando nuevos sitios porque hay muchísimos, y la mayoría de calidad. Otra pizza mundial es la de Araldo – Arte del gusto, entre puerta del Sol y el Círculo de las bellas artes. No es pizza napolitana pero es tremendamente deliciosa, elaborada con productos tal vez más finos y condimentos menos tradicionales, pero superlativos.
  5. Shalakabula. Con Shalakabula cambiamos totalmente de zona y de estilo: vamos al barrio Salamanca y nos preparamos para degustar una cocina creativa con platos elaborados a raíz de la fusión entre la cocina asiática y mediterránea. No podía no estar entre nuestros 5 rincones gastronómicos favoritos. Una experiencia sensacional. Todos los platos están disponibles en ración, media ración y un tercio de ración, para que puedas probar todo lo que quieras. Ofrecen también un menú degustación a ciegas, puedes elegir entre el menú de 4 platos + 1 postre, o el de 6 platos + 2 postres. Aunque las raciones parecen pequeñas a la vista, son muy intensas en el sabor y llenan mucho, nosotras empezamos con el menú más pequeño y luego quisimos pasar al más amplio por gula, porque todo era demasiado delicioso, pero fue demasiado. El servicio además es inmejorable. Una de mis mejores experiencias culinarias en Madrid.

A disfrutar

Bueno, se me ha hecho el agua a la boca y a ti también, ¿verdad? Entonces me despido así, yendo a buscar a dónde podemos ir a comer la próxima vez, ya te contaré si finalmente repetimos de sitio o si descubrimos uno nuevo. Si quieres darnos o recibir recomendaciones y consejos, por favor ponte en contacto con nosotras desde nuestra web, Facebook o Instagram.

Nos vemos pronto para hablarte de mis 5 recetas caseras del corazón, ¡que tengas un buen día!

Isotta