Hola y buenos días, espero que este aislamiento te permita descansar un poco también, y que puedas evitar caer en el aburrimiento. Una buena solución en estos casos es cocinar, y como las salidas están restringidas hay que aprovechar de todas las sobras para que nada se desperdicie. Desde siempre soy una gran aficionada de la comida de aprovechamiento, amo dar nueva y diferente vida a las sobras que, en muchas familias, se destinan a la basura. Hay que respetar la comida, los ingredientes están allí listos para volverse en algo magnífico. Hace falta ser creativos e arriesgarse a probar, y el resultado muchas veces será estupendo!

La semana pasada tenía diferentes sobras y decidí hacer dos versiones de un plato que adoro: el risotto.

Risotto en tinta de mar

La tinta de mar, o tinta de calamares, es un ingrediente muy común en la cocina mediterránea y se usa para dar color negro y sabor a mar a pasta y risotto. El risotto es un plato del norte de Italia a base de arroz, cocinado en caldo. Ok, este es una descripción muy concisa y los puristas me matarían, pero lo importante aquí es cómo aprovechar de las sobras, así que está bien. En casa siempre tengo diferentes arroces, pasta y cereales, así que usé el arroz de tipo Arborio, el bote de tinta de calamares que compré en Mangitalia y unos chipirones que había congelado.

Ingredientes

Arroz para risotto: 70 gramos por persona  (o 1 puñados por persona, más 1 puñado para la olla, diría mi abuela)
Caldo (de verduras o de pescado)
Calamares
Tinte de mar
Aceite evo
Mantequilla
Vino blanco seco
Limón

Preparación
  1. Tostar el arroz en una sartén con un poco de aceite
  2. Añadir los calamares descongelados, los corté en tiritas pero puedes dejarlos enteros si son pequeños
  3. Echar vino blanco y dejar evaporar a fuego medio alto, luego echar un poco de zumo de limón
  4. Bajar el fuego y añadir, poco a poco, el caldo y remover
  5. Añadir el tinte de mar y seguir mezclando
  6. Remover el arroz e ir añadiendo el caldo poco a poco, sin dejar que el arroz se seque
  7. Cuando el arroz está listo, después de unos 15 minutos aproximados, apagar el fuego, añadir un poco de mantequilla y mezclar bien para que se haga cremoso, dejar reposar unos minutos y servir, con un poco de piel de limón rallada encima

Se acompaña muy bien con una mayonesa o crema de ajo, como tenía un pimiento amarillo lo asé e hice una crema, quedó muy bien y balanceado entre es sabor asado de la crema y la frescura del risotto, con la punta ácida del limón.

Risotto con camarones y garbanzos

Otras sobras que tenía eran un puñado de garbanzos, unos cinco camarones y una pequeña panna cotta de albahaca que suelo hacer para acompañar la trucha en nuestro menú de mar.

Esta es una bella historia: lo de sacar algo dulce de su contexto habitual era algo que tenía en mi cabeza desde hace mucho tiempo, le daba vueltas y vueltas. Quería coger un postre y volverlo un plato salado, era mi obsesión. Decidí entonces acudir a una de mis mejores amigas, Eleonora, que encima es una pastelera excelente. Ella mientras terminaba sus estudios en psicología se dio cuenta que su vocación era la pastelería, entonces cambió de rumbo, se graduó en el Curso superior de pastelería en ALMA (Escuela Internacional de Cocina Italiana) y desde hace años trabaja en nuestra ciudad, Savona, en la pastelería y heladería Delizie del Mediterraneo. A la Ele le encanta cocinar también, y experimentar, y se apasionó de mi idea. Me propuso algo muy simple, pero genial, que no se me había ocurrido para nada: hacer una panna cotta menos azucarada y de sabor a albahaca. La panna cotta es un postre italiano a base de nata cocida (panna=nata, cotta=cocida) de textura algo parecido a un flan (Eleonora por favor no me insultes, hay que ser prácticas aquí y entendernos). ¿La magia? Reducir el porcentaje de azúcar y, una vez que la nata rompa a hervir, retirarla del fuego y hacer una infusión añadiendo hojas de albahaca, hasta que el sabor sea el deseado. Próximamente publicaré también la receta de esta panna cotta, de momento si la quieres contacta conmigo y te la mandaré.

Volviendo donde me perdí, mirando las sobras entonces pensé “¿Por qué no hacer un risotto?” y manos a la obra: risotto con camarones y garbanzos.

Ingredientes

Arroz para risotto: 70 gramos por persona  (o 1 puñados por persona, más 1 puñado para la olla, diría mi abuela)
Caldo (de verduras o de pescado)
Garbanzos hervidos
Camarones
Aceite evo
Panna cotta de albahaca
Vino blanco seco
Limón

Preparación
  1. Tostar el arroz en una sartén con un poco de aceite
  2. Añadir los camarones cortados y los garbanzos
  3. Echar vino blanco y dejar evaporar a fuego medio alto, luego echar un poco de zumo de limón
  4. Bajar el fuego y añadir, poco a poco, el caldo
  5. Remover el arroz e ir añadiendo el caldo poco a poco, sin dejar que el arroz se seque
  6. Cuando el arroz está listo, después de unos 15 minutos aproximados, apagar el fuego, añadir la panna cotta de albahaca y mezclar bien para que se haga cremoso, dejar reposar unos minutos y servir, con un poco de piel de limón rallada encima

Bon appetit!

Espero que pruebes estos platos porque son muy ricos, y es una gran satisfacción salvar sobras de comida creando algo delicioso. Puedes ver los videos de las preparaciones en nuestro canal Youtube. Si te animas a cocinar estos risottos, sube una foto o una story y etiquétanos en Instagram o Facebook, ¡será magnífico ver tus creaciones!

Un abrazo y buen provecho,

Isotta

For privacy reasons YouTube needs your permission to be loaded. For more details, please see our Cookie y Privacy Policy.
I Accept
Ingredientes para risotto
Camarones, panna cotta de albahaca,
calamares, su tinta y garbanzos.
Risotto calamares
Risotto en tinta de calamares.
Eleonora Martines
Eleonora Martines,
ALMA 2014.
Risotto camarones y garbanzos
Risotto camarones y garbanzos.